Diálogo 400 años después

Enviado por mfg el Sáb, 26/05/2018 - 17:48

Salviati está realizando un experimento de interferencia de Young con un fotón a la vez.

Simplicius lo mira con curiosidad.

Después del primer evento, Simplicius pregunta: Interfieren? Salviati contesta: No lo sé.

Después del segundo evento: Sim: Interfieren? Sal: No lo sé.

Misma pregunta y misma respuesta se suceden durante algunos cientos de eventos.

Sin embargo, en el enésimo evento: Sim: Interfieren? Sal: Si, interfieren.

Sim: Ah!, el enésimo evento ha sido crucial.

Sal: No, fue un evento como cualquier otro.

Sim: Pero ¿Qué fue especial de este evento que te hizo decidir que los haces de fotones interfieren?

Sal: Fue el conjunto de eventos que mostraron un patrón de interferencia.

Sim: Entonces, sólo un conjunto de fotones interfieren.

Sal: No es correcto, en cada evento el fotón debe haber interferido porque el resultado de un evento particular es independiente de cualquier otro evento.

Sim: ¿Porqué entonces no puedes ver la interferencia en cada evento?

Sal: El posible punto blanco que se obtiene en cada evento o unos cuantos puntos dispersos por algunos eventos me dicen poco. Sin embargo, el resultado colectivo me da información de cada uno de ellos.


Sim, (dubitativo): ¿Lo mismo es cierto para el camino de fotones de dos colores?

Sal, (aún más inseguro): Bueno, mmm..., supongo que si.

Sim: Un patrón de interferencia se produce entre el tiempo $t$ y un tiempo breve inmediatamente después, digamos $t+\delta t$.

Sal: Hasta ese momento, no hay manera de decir cual camino tomaron los fotones.

Sim: Un tiempo mas tarde, se genera otro patrón de interferencia desplazado espacialmente.

Sal: Si el desplazamiento es hacia arriba, los fotones azules provinieron de la rendija B ubicada abajo y los rojos de la rendija A que se encuentra arriba.

Sim: La medición del conjunto de eventos temporal y espacialmente nos da entonces información sobre cada fotón entonces.

Sagredo (que ha estado escuchando la discusión): Si, aunque los fotones en el plano de detección no son ni azules ni rojos sino que conllevan información de ambos.

Después de que se pronuncia esta frase, se miran los tres entre si.

Simplicius parece muy satisfecho de si mismo, lo ha entendido todo pero Salviati y Sagredo permanecen meditabundos y de alguna manera un poco perturbados …